23 julio 2013

'Veep': Una vicepresidenta en apuros



Crítica de la serie 'Veep' 
‘Veep’ es una serie que en el momento en el que se estrenó no me atrajo en absoluto. Después empecé a leer críticas buenas (también malas), la actriz protagonista ganó el Emmy a la mejor actriz de comedia, y la serie se emite en la HBO, lo que siempre es un sello de garantía. Eso sí, parece más de Showtime que de HBO. Está claro que en una televisión en abierto sería imposible emitir esta serie por la crítica que tiene hacia el gobierno de los estados unidos, sus políticos, y más concretamente hacia los republicanos.
 
Es una serie que aunque su protagonista será la vicepresidenta de los Estados Unidos y sus asesores no es en absoluto una ficción densa que hace que te pierdas entre tantos personajes y entre tantos términos que en España no conocemos. No. ‘Veep’ es rápida (capítulos de 20 minutos a toda pastilla), en clave de comedia (que no es que sea de humor) y con situaciones universales como las que veremos a continuación. Por todos estos motivos, tras ver el piloto, decidí ver esta nueva serie que no me ha defraudado en absoluto.
 
Esta vicepresidenta es un poco despistada y tiene el don de estar siempre en apuros. Le pasa cosas que le podrían ocurrir a cualquier persona, pero claro, “cualquier persona” no tiene el cargo que tiene esta mujer. Ella dice cosas que piensa pero que no están bien vistas; prefiere ir a una yogurtería antes que a la feria del libro; da discursos en lo que no tiene ni idea qué tiene que decir o si tiene que estar apoyando o no a cualquier persona/causa; es una bocazas sin comprobar que los micros están apagados; se queda dormida en el senado… Menos mal que tiene esos asesores a su lado preparados para sacarle de todos los aprietos.
 
Viendo la serie nos sorprendemos de cosas que vemos, pero es que estoy seguro de que todo lo que pasa, y dice, y piensa, y hace, y… Debe ocurrir lo mismo por ejemplo con Rajoy o con Ana Botella en la alcaldía de Madrid. Dejo aquí una conversación de la protagonista con una asesora suya: -Eso sería estupendo para mí. -Y para el país. –Sí, eso quería decir. En otro momento la vicepresidenta decide dar unas palabras con las que acaba diciendo: “Transparencia total es ahora el nombre del juego”. Cierra la puerta y cuando nadie más le oye dice: “Bien, obviamente no va a ser transparencia total, ¿de acuerdo? Va a ser una transparencia parcial. Reducida.”
 
¿Cómo se prepara una política para dar un discurso? ¿Tengo que sonreír? ¿Tengo que mirar a alguien? ¿Tengo que contar algo personal para que se note que soy cercana? ¿Tengo que pedir disculpas si la cago aun demostrando así que sé que la he cagado cuando podría haber pasado desapercibido mi comentario? Todas estas dudas las tiene constantemente la protagonista de ‘Veep’ interpretada magistralmente por Julia Louis-Dreyfus. 

1 comentario:

Dulce Gomez dijo...

Me gustó mucho tu artículo y coincido mucho contigo, creo que es una buena serie, Julia y Tony Hale son mis favoritos y creo que en gran parte es por la onda medio sarcástica que le meten a sus personajes, además de la crítica política pero sin opacar a los chistes.