15 agosto 2015

"Anatomía de un intérprete'

“Anatomía de un intérprete” es un retrato poliédrico en forma de ensayo sobre la profesión de actor y algunas particularidades de ésta, así como la imagen que tienen los mismos profesionales sobre ciertos aspectos del oficio que desempeñan. El objetivo es acercar al público la profesión de intérprete en prismas que no suelen estar muy mencionados en entrevistas y materiales de marketing y promoción. Se ha tratado de distanciarse del formato establecido de las biografías de actores y actrices al uso, y también de los distintos libros existentes sobre técnicas de interpretación. Aquí interesa hablar no sobre qué técnicas y escuelas hay para aprender a interpretar, sino reflexionar sobre los intérpretes, los actores, sobre los protagonistas de esta profesión, pero sin detenerse en uno en concreto, sino intentando dar una imagen global, lúdicamente sesgada, que aproxime el retrato a través de las mayores aristas posibles.


Héctor Izquierdo, a través de seis entrevistas a profesionales del oficio –los actores Marina Salas, Iván Massagué, Cecilia Freire, Jimmy Barnatán, Nadia de Santiago y Nacho Aldeguer–, dibuja una serie de situaciones reconocibles para los profesionales del medio, en los que ellos mismos pueden sentirse reconocidos y reflejados, y que ayude a los que se encuentran más ajenos a conocer mejor oficio tan fascinante y así mismo a los profesionales que lo desempeñan. Hemos entrevistado al autor para que nos cuente más sobre este interesante libro que en Esta Nuestra Televisión ya lo hemos leído y lo recomendamos encarecidamente.


¿Qué es ‘Anatomía de un intérprete’ y qué nos vamos a encontrar en este libro?

“Anatomía de un intérprete” intenta ser un retrato de la profesión de actor con la mayor cantidad de aristas posibles, tomando como punto de partida la opinión de seis actores concretos que dan su visión sobre diversos temas de la profesión y sobre cómo ellos entienden el oficio. Me gusta pensar que es una lectura sugerente tanto para la gente que le apasiona la ficción española y el mundillo del audiovisual, para los que admiran a estos actores que han colaborado, pero también para la gente que simplemente consume ficción de una manera más light.


¿Por qué te has centrado en el mundo de los actores y las actrices?

Ésta es una pregunta que me hizo también en su momento Marina Salas, una de las actrices que colaboran en el ensayo. ¿Por qué la interpretación? ¿Por qué esta profesión? Por un lado por el contacto que he tenido con ellos en estos últimos años, al haber estado un gestionando un blog de cine en el que les realizaba entrevistas como material promocional de sus proyectos. Quería hacer algo con un poco más de calado, ir un poco más allá y aprender en el proceso. Por otro lado porque es un tema que me apasiona: las historias, el cine, la televisión; y los protagonistas visibles de todo ello son los actores. Y por último porque es una profesión que me llama increíblemente la atención, en el sentido en que de alguna manera te permite ser muchas personas distintas, que es una perspectiva vital que me ha atraído mucho desde siempre.


¿Qué crees que puede aportar este ensayo respecto a la mayoría de biografías de actores o libros sobre la interpretación?

Precisamente eso, distanciarme tanto de las biografías como de los libros sobre interpretación que hablan de la técnica. Este ensayo trata de hablar de la profesión, no centrarme en la carrera que haya llevado este u otro actor a pesar de que haya reflexiones de seis de ellos concretos. He tratado de que el telón de fondo de sus juicios sea su manera de afrontar las cosas tanto personal como profesionalmente, hablando del oficio que desempeñan, y tratar de abrir temas que no se manejan habitualmente. En este sentido estoy satisfecho, ya que alguno de ellos ya me ha dicho que hemos tratado aspectos que nunca habían tenido la oportunidad de abordar, así que para mí ya es una primera victoria.


¿Quiénes son los protagonistas de este ensayo y por qué les has elegido a ellos?

Son los seis actores que han confiado en mí para abordar este reto precioso: Marina Salas, Iván Masagué, Cecilia Freire, Jimmy Barnatán, Nacho Aldeguer y Nadia de Santiago. Son los que tenían que ser, y ha sido increíble que hayan aceptado el colaborar conmigo. En cierto momento decidí que seis, tres actores y tres actrices, era el número ideal; para que estuviera equilibrado pero que no quedara farragoso a la hora de leer. Mi punto de partida era que fueran actores que yo admirara en algún sentido, y un criterio muy fuerte era también intentar que los relatos personales intentaran ser lo más rico posibles, rico en el sentido de variados unos respecto a los otros. Entonces, aunque de primeras no los conoces cuando les ofreces el proyecto, sí que intentas desde tu intuición y, por qué no, desde tus prejuicios preconcebidos, intentar crear un conjunto que me abriera luego una macedonia interesante de opiniones.


¿Cómo influyen ellos en el recorrido de la narración?

Influyen de una manera que podía más o menos intuir a priori, pero que luego, cuando ocurre de una manera más concreta, es una sensación genial. Porque aunque al principio había redactado ciertos temas que eran los que quería tocar con todos, al realizar las entrevistas para abordarlos surgían otras cosas que me hacían replantearme que igual había otros aspectos interesantes de los que hablar, y eso fue gracias a la interacción con ellos. Ha sido un proceso que ha durado aproximadamente un año, así que al final ha sido muy orgánico, que era algo que me planteé desde el principio, y eso creo que se nota en el resultado final.


Imagino que habrán miles de actores y actrices que te gustaría que estuviesen en este libro, pero ¿quiénes crees que habrían encajado y se te han resistido?

Ha habido actores a los que he propuesto el proyecto y se han quedado fuera, no han aceptado la idea, y de nuevo el criterio que seguía era el mismo. Era actores a los que yo admiraba y creía que me podían dar una visión interesante o distinta de los temas que iba a tratar. Es muy entendible que al final algunos se hayan quedado fuera, primero, porque cuando intermedia el representante es complicado que acepten hacer algo que no está exclusivamente aferrado a su oficio, y de lo que además el representante no se va a llevar nada. Por otro lado, porque la mayoría no te conocen personalmente y de repente les propones algo que se sale un poco de los cánones, porque no es una entrevista al uso para una publicación concreta de un medio, ni tampoco un proyecto audiovisual, es colaborar para un libro. Por esto mismo, agradezco enormemente a Marina, Iván, Cecilia, Jimmy, Nadia y Nacho el haber creído en mí.


¿Qué has aprendido del mundo de la interpretación escribiendo este ensayo?

Me quedo mucho con una frase de Cecilia Freire para el ensayo: “Está claro que no somos cirujanos, que no salvamos vidas, pero entraña cosas muy particulares y gente con distintas maneras de estar en el mundo, y de observar, y transmitir. Tiene mucho que ver con mirar el mundo desde la mirada de una niña, con el poder sorprenderte y creer que el ser humano es lo suficientemente interesante como para hablar de él una y otra vez”. En resumen para mí ha sido un poco ser consciente de eso, disfrutarlo y seguir disfrutándolo. Conocer a gente con una pasión increíble por lo que hace, que les permite conocer una cantidad de realidades y puntos de vista casi ilimitados, y que a través de su profesión hacen felices a tanta y tanta gente, les hace pensarse, les hace reflexionar sobre lo que son, sobre experiencias, sobre el mundo, sobre todo.


¿Dónde se va a poder adquirir la novela?

Pues la novela está publicada a través de la plataforma editorial Círculo Rojo, y va a estar disponible en dicha página para comprar directamente, pero también se encontrará bajo petición de demanda en Fnac, Casa del Libro y Amazon. Además, se podrá descargar en versión ebook en la plataforma de Círculo Rojo para el que lo prefiera así.


¿Sería posible una segunda parte sobre este ensayo con nuevos temas u otros intérpretes?

Siempre es posible, ¿por qué no? Para los actores todo es posible, pueden ser una cantidad infinitas de cosas, espero que para mí en cierta medida también. Una amiga me dijo hace poco que estaría bien intentar una visión transmedia del proyecto en el que tras estos primeros seis actores que hablan sobre los temas que he dibujado, otros se sumen si les interesa la dirección en la que está planteado, en una plataforma audiovisual, a través de videos. Igual los tiros pueden ir por ahí.

10 noviembre 2014

Begoña Maestre en la pizarra


"Actores y actrices en la pizarra" es un nuevo proyecto (y sección en Nuestra Ficción) en el que desfilarán rostros populares del teatro y de la gran y pequeña pantalla para someterse a una distendida conversación frente a una pizarra. En el primer programa entrevista a Begoña Maestre, quien actualmente interpreta a Laura la pastelera en la serie 'Chiringuito de Pepe'.
Así funciona: Un actor o una actiz, una pizarra y una conversación repasando la filmografía y conociendo distintos puntos de vista sobre el oficio del intérprete. A través de cuatro trabajos destacados, se irá conociendo mejor al invitado de cada programa, al que además veremos contestar vuestros tweets, responder preguntas del entrevistado anterior, se enterarán de cosas que dicen de ellos en Internet y como no podía ser de otra forma, les veremos actuar.
Begoña Maestre:
"Me encanta que se peguen cosas de los personajes estupendos que interpreto"

Más fotografías e información del programa en www.actoresenlapizarra.com

13 octubre 2014

'The Knick': sexo, drogas, sangre... y medicina



Crítica con spoilers del capítulo piloto de 'The Knick'. 
Parece mentira lo que evoluciona todo y como hemos cambiado en un siglo en aspectos como la medicina. ‘The knick’ se desarrolla en un hospital de Nueva York en 1900 y nos muestra las primeras etapas de la cirugía, las innovaciones científicas de entonces y las relaciones laborales entre los sanitarios. Lo que llama la atención de la serie y anima a interesarse -como mínimo- es la presencia de Steven Soderbergh en la producción, el guión y en ciertos episodios, la dirección; y la del actor Clive Owen como protagonista y productor ejecutivo.  
El doctor John Thackery (Owen) es el cirujano jefe del hospital Knickerbocker después de que el anterior se suicidase por no salir con éxito de una operación. Él es drogadicto (cosa que puede recordar a ‘Nurse Jackie’ o ‘House’, sólo que aquí visten con ropa de época), además es racista, putero y sin ganas de hacer amigos. La llegada de un nuevo doctor muy bien preparado pero negro, creará un conflicto racial, ya que Thackery no ve con buenos ojos que en las manos del nuevo pueda estar la vida de los pacientes. Además de ellos, muchos más médicos y enfermeras completan el número de personajes.  
La serie empieza fuerte. Nos encontramos a una embarazada en la sala de operaciones a la que se le ha complicado todo y ella sólo pide que salven al bebé. Después de mucho rato, gasas, sangre, sudor… la criatura nace por cesárea, pero sin vida. Es hora de cerrar a la madre, pero todo se vuelve más difícil y es imposible salvarle. Así que comenzamos con dos muertes a la que hay que añadir el suicidio que viene en la secuencia siguiente del doctor que comentábamos antes. Con las dos pérdidas en la sala nos demuestra algo la serie: que son médicos pero no dioses, y que nos van a mostrar su parte más humana y realista en la serie. 
‘The Knick’ no es una serie para todo el mundo, sino que los espectadores necesitan una sensibilidad apta, ya que quien tenga un estómago sensible no está frente a la ficción más adecuada. Los cortes en la carne en planos detalles y los desparrames de sangre son las cosas que hacen que mucha gente tenga que apartar la mirada de la pantalla en bastantes ocasiones. La serie ha sido renovada por una segunda temporada con otros diez capítulos, y todo indica que el estilo y la cantidad de escenas “gore” será la misma. 

26 julio 2014

Mirando la tele de... Patrick Criado



Desde 2009 es uno de los personajes más representativos del panorama televisivo al ser uno de los protagonistas de 'Águila Roja' interpretando a Nuño. Aun así, antes de comenzar con este personaje, Patrick Criado ha pasado por varias series como 'Amar en tiempos revueltos', 'El comisario' y 'Niños Robados'. Aparte, tuvo otro papel fijo en una ficción llamada 'Con dos tacones' que se emitió 2006 y él daba vida a Lucas, el hijo de Iván Sánchez.

Mi primer recuerdo de la tele es… mirando hacia atrás, televisivamente hablando, yo creo que es el 'Grand Prix'. Además recuerdo que lo veíamos toda la familia, se hablaba del 'Grand Prix' en el colegio... Es de los primeros recuerdos que tengo.
Cuando enciendo la tele busco… algún canal que me aporte algo o que lo que esté viendo sea por ejemplo un documental interesante. Suelo ver 'Equipo de investigación' y este tipo de cosas que me aportan algo y que me hacen aprender. No suelo ver nada que no me aporte nada.
Hago zapping cuando… cuando estoy en mi casa y no tengo nada, absolutamente nada que hacer, ya me he visto algunos capítulo de algo y estoy cansado, me pongo la tele. Pero no suelo verla de todas formas.
Veo la tele cuando… no tengo nada que hacer. 
Admiro de la tele que… yo creo que el fenómeno mediático que tiene la televisión, que es capaz de sacar un reality y que las personas que hayan salido en ese reality, durante un mes sean dioses. Eso sólo lo consigue la televisión; prácticamente ni el cine.
Al día, mi tele está encendida… a la hora de la siesta porque mis padres suelen tener la tele encendida y después de cenar alguna serie que quieran ver y que veamos toda la familia. Suelen ser los horarios más o menos.
Estoy enganchado a… pues a 'Velvet'. Me parece muy buena serie, contada muy bien, con muy buena calidad, muy buenos actores..., me parece una serie que es para ver.
Me quedo bobo al ver… algún documental muy muy muy bien contado que se mete de verdad. Imagínate un reportaje sobre drogas o sobre la policía, que de verdad de mete la cámara dentro y te enseñan bien lo que está pasando, me quedo tonto viéndolo, porque me parece que está muy bien contado.
No soporto… los canales del corazón, todos los programas que tengan que ver con este tipo de cosas no los aguanto, no los veo.
Me río mucho viendo… 'Muchachada Nui'.
Lloré viendo… 'Supervivientes'. Lloro cuando lo pongo. Digo: "No puede ser, no puede ser".
Me he quedado dormido viendo… documentales. Me gustan pero hay veces que estás muy cansado que te duermes.
Pensé que nunca vería… Pensé que nunca podría tener tanto fenómeno mediático estos programas del corazón que hablan sobre Belén Esteban y no sé quién más. Pensé que la gente no se iba a interesar tanto por este tipo de cosas, pero bueno. es no lo sé. Es que no sé. Lo he visto todo en televisión.
La tele podría mejorar… si se centrara más en la cultura y en mandar un buen mensaje con programas educativos que enseñaran a la gente algo y no simplemente le hiciera perder el tiempo pegado a una pantalla. 
Me encantaría participar en… en alguna serie que de verdad esté hecha con calidad, bien tratada y que esté grabada como en cine. Me gustaría participar en una serie bien hecha, que de verdad se preocupe en la calidad y no tanto en gustar a todo el público sino que se centre en un determinado público. 
Nunca aparecería en… 'Sálvame'. Nunca participaría en tu programa, Jorge Javier. Lo siento.
Echo en falta… programas con calidad en nuestra televisión.
Mi mejor recuerdo trabajando en televisión es… en 'Águila Roja'. Guardo muchos recuerdos, pero sobre todo guardo del equipo y de toda la gente que hay ahí, que me parecen unos profesionales maravillosos y que curran como nadie. 
La primera vez que salí en televisión fue... primera primerísima vezn debió ser en 'Hospital Central' cuando era pequeño que me metí en una agencia de figuración y lo hacía con mi madre. Pero vamos, que ni se me ve, yo creo. No he visto eso pero yo creo que ni se me ve o se me verá de fondo

¡También puedes verlo en vídeo!

24 julio 2014

El evento de la final de 'Masterchef'



Después de semanas entre fogones, aromas y agudizando el paladar, la segunda edición de 'Masterchef' cerró sus puertas al mismo tiempo que abría las del Kinepolis Madrid para que los fans del programa pudiesen conocer el nombre del ganador acompañados de todos los aspirantes y de los niños de 'Masterchef Junior'. Durante el photocall era curioso ver cómo los concursantes más pequeños pedían hacerse fotos con los adultos que han estado en la reciente edición, y cómo todos se saludaban como si se conocieran de toda la vida. Mateo apareció de los primeros, ¿pero dónde estaba Vicky? A lo mejor había perdido y pasaba de ir al evento para estar de morros; pero por otro lado, a Mateo no se le veía con un moratón en el ojo. No entendíamos nada. Bueno, todo se entendió cuando apareció Vicky con una sonrisa de oreja a oreja que dejaba claro su triunfo. 
Una vez posados todos los aspirantes, los junior, el jurado, la presentadora y los finalistas, todos entraron a la sala donde se iba a proyectar el programa final en directo, al mismo tiempo que lo iban a ver todos los espectadores en su casa. Salieron a presentarlo, pero el tiempo se les echó encima porque ya empezaba la cabecera y hubo que correr a buscar asiento. Rápidamente, a Eva González le dio tiempo a preguntar cómo se sentían al haber llegado hasta la final. Un educado Mateo dijo ante todos los asistentes a la sala que estaba emocionado y que es muy grande todo lo que ha pasado. En cambio Vicky, volvió a mostrar su personalidad y entre risas soltó un "me la suda". 
La emisión empezó entre aplausos con lo mejor de cada uno de los finalistas. Luego tuvo que preparar cada uno tres platos (entrante, principal y postre) para sorprender al jurado y a los chefs Roca, con el tiempo jugando en su contra como siempre. Ella estuvo tranquila, él viendo cómo se le quemaban las cosas. Todo esto, ante la mirada del jurado, de todos los aspirantes que se quedaron en el camino, y de dos familiares de cada uno. Aunque los dos hicieron platos que ríete tú de los de Arguiñano. Nada más probarlos dijeron, casi sin crear tensión, que la ganadora de Masterchef era Vicky. Ella, que se encontraba en la sala, se sorprendió como si no lo supiera. Abrazó a Mateo y se puso en pie, y al poco tiempo lo hicieron todos sus compañeros que se acercaron a ella para felicitarle y darle besos. Bueno, y a él, al otro finalista también se acercaron todos, ya que no es tarea fácil llegar a donde han llegado. 
Tras un interminable debate repitiendo imágenes y resucitando a Gonzalo, el programa acabó una hora después de lo habitual y todos volvieron a salir al escenario para agradecer la asistencia y la expectación ante 'Masterchef'. Eva González quiso recordar que en breve volverán con la versión Junior y se despidió como hace cada miércoles: con un "Pónganle sabor a la vida". Ahora toca hacer la digestión, y esperar hasta el siguiente atracón.