17 marzo 2014

Encuentro con Piper Kerman



Encuentro fan con Piper Kerman, creadora de 'Orange is the new black' 
Es maravilloso cuando en España se hagan encuentros de fans con sus ídolos internacionales. El último ha sido con Piper Kerman, autora del libro ‘Orange is the new black. Crónica de mi año en una prisión federal de mujeres’ en el que se basa la serie con el mismo nombre y siendo ella misma en la que se basa la historia. Porque para quien conozca la serie, Kerman es la verdadera Piper Chapman, es en quien se basa la historia, y alguien que lo ha vivido en sus pieles es quien mejor puede reflejar lo que es vivir en una cárcel. Ella entró en 2004 en una de mínima seguridad por transportar dinero del narcotráfico en los noventa y estuvo 13 meses. La idea del libro surgió porque todos sus amigos insistían en que le contaran la experiencia de cómo es estar encarcelado. Ella comentó que “El mundo de la cárcel está muy oculto a la gente”, así que se lanzó y escribió esta novela.
 
De ahí, se creó la serie por Jenji Kohan (‘Weeds’) consiguiendo un gran éxito en internet, habiendo popularizado a la autora y a los actores, sobre todo a Taylor Schilling, que logró la nominación al Globo de Oro como la mejor actriz de drama. En la adaptación a la serie ha habido cambios respecto al libro, hay personajes cambiados y tramas inventadas, pero al mismo tiempo hay cosas que son muy similares a la realidad, como el personaje de Red, que es muy similar a la mujer en que se inspira. Kerman destacó de Kohan que “una de las decisiones más inteligentes de Jenji Kohan en la adaptación es no tener un único protagonista”, ya que esta idea permite la posibilidad de crear muchas más tramas. También es cierto que hay una figura clara, la de Chapman y su historia con Alex (la real se llamaba Nora) y es la ex novia que le metió en los trapicheos que le llevaron a la cárcel. Como curiosidades, contó en el encuentro que ambas llegaron a compartir celda, y que la hermana de Nora también estaba en la misma prisión que ellas por el mismo delito.
 
Los que asistimos al evento convocado por Canal + en Madrid, lo más nos interesaba saber era cuánto había de verdad y cuánto de ficción en lo que vemos en ‘Orange is the new black’, a lo que la autora contó que hay momentos que son exactamente iguales, sobre todo en el que ella entra en la cárcel, conoce a sus compañeras de celda, le explican cómo debe hacer la cama y experimenta su primer recuentro. Las chicas se le acercaban y le ofrecían cosas y es que hay que tener una cosa clara como ella señaló: “Hay reglas de la prisión y reglas de los prisioneros”. La gente es generosa y simpática, y “escribí el libro porque el lector tiene una idea muy diferente de lo que es la cárcel, cómo son los reclusos y los delitos por los que están allí”, comenta. Eso sí, los guardias le horrorizaban, y contó que existe una “burocracia que busca deshumanizar a los presos y al poco de empezar a cumplir su condena, “me di cuenta de que no tenía que estar asustada de las otras mujeres, pero sí tenía miedo de los guardias, tienen mucho poder”. Y recuerda como muy triste el día en que murió su abuela y no le dejaron ir al entierro.
 
Ahora se dedica a dar charlas por ONG, universidades y prisiones no solo contando su experiencia sino dando puntos de lo que se puede hacer para mejorar un sistema penitenciario cuya población no para de crecer, en el que cada vez hay más mujeres y sobre todo por temas relacionados con la droga. Además, confesó en el encuentro que por ser blanca y de clase media no recibió ningún trato favorable, pero sí que reconoce que estuvo 13 meses mientras otras mujeres estaban 5 o 10 años por delitos menores o iguales, y es ahí cuando se dio cuenta de que “el sistema las trataba diferentes por su estatus socioecónomico o racial”.  
Como curiosidad final sobre la maravillosa serie que ya prepara su segunda temporada y la vida real de la autora, la auténtica Piper sigue en la actualidad con Larry, a quien vemos en la serie cómo le espera fuera de la cárcel para casarse. Si eso no es una prueba de amor, que se quite todo lo demás.

No hay comentarios: